miércoles, 25 de abril de 2012

Mi Nueva Obsesión


Una nueva obsesión se apodera de mi,
De mis noches, de mis manos
En momentos de soledad.
Tan pequeña, tan frágil,
Tan maldita mi obsesión,
Me hace cuestionar todo,
Que todo me provoque asco,
Menos su olor, su imagen, su sabor.
Se mantiene inerte entre mis brazos,
Con su cara de ángel perverso,
Disfrutando silenciosa mi pecado,
Lamiendo sus labios
Con aquella lengua bífida
Que tanto deseo.
¡Y entre sus piernas mi condena!
Ella, mi más dulce y horrorosa obsesión,
Una aberración creada por los dioses,
Un fruto prohibido
Al que no me puedo negar.
El deseo hecho carne,
Transformado en un cuerpo menudo,
Pálido y de ojos malditos,
Cabellos claros, pechos pequeños
Y dedos de fuego.
Mi pequeña obsesión con sabor a delirio,
Con aroma a suicidio,
Mi pequeña obsesión,
Dulce pesadilla de mis noches de deseo,
Condena de mi pasión y mi perversión.


lunes, 16 de abril de 2012

Día 22





22 días sin saber de ti, no sé que debo sentir, o si esta bien o si esta mal sentir algo, solo sé que me siento como la mierda, que tu ausencia duele como la mierda y que apestar de mostrarme fuerte antes todos, otra vez estoy en el piso, otra vez por ti, por que no estas, por que tu cuerpo ya no acuna al mío en estas putas noches heladas.
Black suena a todo lo que da y ya voy por mi segunda cerveza. ordenando la piesa apareció más ropa tuya y como las idiotas apreté las prendas contra mi para buscar vestigios de tu olor, rastros de ti, para engañarme aunque sea unos segundos y sentir que aún estabas a mi lado, que la vida aún tenía algún sentido.

No quiero más, no puedo más, hasta mantenerme en pie me es difícil, dentro de mi tiembla todo y solo quiero caer y llorar, no esforzarme más por nada, no aparentar que estoy bien, que esto no me ha superado, porque por la mierda, esto me supero, me mando al peor de los infiernos, ni Krishna, ni Dios, ni Buda, ni el Universo me pueden quitar este dolor, esta puñalada que recibe mi alma con cada recuerdo, con cada suspiro por tu ausencia, estoy agonizando, sino sé pronto de ti, mi alma caerá esta vez sin remedio...
Sálvame, por favor sálvame, con solo un mensaje, una llamada, dime que estas bien y luego si quieres andate, pero por lo menos déjame saber qué paso, esta vez tu debes salvarme a mi, por que yo ya no puedo ni conmigo misma.

lunes, 2 de abril de 2012

Noches de Gardel


Con Gardel en los oídos y un cigarro en los labios la vida se ve en blanco y negro, todo un poco más lento, es la formula que uso para tratar de encontrar el por qué de tu ausencia que nuevamente me convierte en una de aquellas muchachitas a las que le cantaba Gardel, a las que les dice que olviden su vida de niñas y grandes amores y que solo sonrían aunque por dentro estén  devastadas.
Son tan tristes las mañanas sin ti, sin acurrucarme a tu lado intentando que los "5 minutos más" sean eternos, luego andar, funcionar todo el día, dando lo mejor de mi, pero ya sin ganas por que sé que al final del día llegaré a casa y tu no estarás, no llegarás y lo más probable, es que no llegues jamás, que nunca te vuelva a ver.
Pero aún así sonrió, debo hacerlo, nadie puede ver lo destruida que estoy por culpa del amor, soy una de esas que siempre sonríe, una de esas que esconde sus lagrimas tras el humo del cigarro, no te lloraré en público, diré que ya te he olvidado y reiré a carcajadas como si este dolor no me matara lentamente, al final Gardel lo dice: "Ríe siempre milonguera, bullanguera casquivana, para qué quieres amargar tu vida pensando en cosas que no pueden ser..."