domingo, 27 de diciembre de 2009

En Llamas







Cuando te mueves logro sentir
Las llamas del infierno alcanzándome
Mientras relamo mis labios.
Creo que esta vez sería capaz
De morir por ti si me lo pidieras
O si lo pusieras como condición para tomarte.
Sé que podría vivir a tus pies,
Encadena a ti solo para fantasear
Con tus movimientos.
Creo que ya me tienes
Así que puedes sonreír,
Me siento en llamas y encadenada,
Embobada y excitada con tus movimientos.
Cuando te mueves siento que ya me tienes,
Cuando te mueves lo siento en mi cuerpo,
No quiero la libertad,
Solo quiero estar encadenada a ti y morir en llamas…
Morir encadenada a tu cuerpo…

sábado, 26 de diciembre de 2009

Alma De Loca




Milonguera, bullanguera, que la va de alma de loca,
la que con su risa alegre, vibrar hace el cabaret,
la que lleva la alegría en los ojos y en la boca,
la que siempre fue la reina de la farra y del placer.
Todo el mundo te conoce de alocada y jaranera,
todo el mundo dudaría lo que yo puedo jurar:
que te he visto la otra noche parada ante una vidriera
contemplando a una muñeca con deseos de llorar.


Te pregunté qué tenías y me respondiste: nada...
pero advertí al verte tan turbada
que era tu intento ocultarme la verdad.
La sonrisa que tus labios dibujaban quedó helada
y una imprevista lágrima traidora
como una perla de tus ojos fue a rodar.


Quién creyera, milonguera, vos que siempre te reíste,
y que siempre te burlaste de la pena y del dolor,
ibas a mostrar la hilacha poniéndote seria y triste
ante una pobre muñeca modestita, y sin valor.
Yo te guardaré el secreto, no te aflijas, milonguita,
por mí nunca sabrá nadie que has dejado de reír,
y no vuelvas a mirar a la pobre muñequita
que te recuerda una vida que ya no puedes vivir.


Ríe siempre, milonguera, bullanguera, casquivana
para qué quieres amargar tu vida
pensando en esas cosas que no pueden ser.
Corre un velo a tu pasado, sé milonga, sé mundana,
para que así los hombres no descubran
tus amarguras, tus tristezas de mujer.

Gardel....



Esta canción me hace pensar en mil cosas, la verdad es que todo es confuso ahora, recuerdo cuando alguien me la regalo, ahora lo entiendo...
Amo el Tango y amo esta canción...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Nuestra Unión







Yo solo buscaba amor entre tus brazos,
Jamás quise mermar tu libertad
Ni que tú te apoderaras de la mía.
Me entregue envuelta en sueño y fantasía,
Más no buscaba un dueño, sino un compañero,
Solo quería plantar una esperanza
En los surcos de tus labios ya cansados,
Solo quería dar y recibir amor puro,
Libre y sin ataduras que lo estropearan todo.
Intentamos volar tomados de la mano,
Pero comprendimos que los pájaros
Solo se pueden acompañar y no sostener.
Mil noches como esta morirán
Y yo seguiré mirando las estrellas,
Fumando mientras ruego al cielo
Que algún día me puedas amar en libertad.
Tengo fe en que un día nos podamos abrazar
Y besar las heridas que nos ha dejado
El largo y crudo camino del aprendizaje,
El camino que nos llevará al amor de verdad,
A la unión de cuerpo y alma
Mas no a la posesión…

martes, 8 de diciembre de 2009

Compañero Santiago

                         


Te miro y me siento feliz, ambos disfrutando la misma música de Sol y Lluvia, yo por lo que significa y tu por como suena. Somos compañeros, somos amigos, hermanos, cómplices, somos mucho más que madre e hijo.
Y mientras mi alma cada día se pone más roja, tu cada día eres más feliz, y bailas y disfrutas cada canción que suena con fuerza en este día de septiembre en que el sol nos visita y llena nuestras vidas de energía.
Sonrío al verte bailar al compás de estas canciones, tan libre, sin miedos ni cuidados. Y me siento tan orgullosa de aquellos que estuvieron antes que nosotros dos, de aquellos que lucharon para que hoy nosotros podamos cantar estas canciones sin miedo.
Y bajo el alero de estas canciones , en las estrofas que alaban a la libertad te voy criando, te voy viendo crecer, sabiendo que tu alma ha tenido buena escuela, sabiendo que cantarás con fuerza tu libertad y que en tu corazón siempre irá guardado un gorrión de amor.
Rus piececitos pequeños saltan alegres mientras tus brazos saludan al sol, Sol y Lluvia sigue sonando con fuerza y nuestra mañana se vuelve una fiesta, una invocación al amor, a la alegría y a la libertad, tu me miras sonriente, corres hacia i y con tus bracitos aún endebles te aferras a mis piernas y luego sales corriendo y cantando feliz en tu mágico idioma que solo entiende el corazón.
Es en tu mirada, querido compañero, donde he encontrado sentido a estas letras, a este mundo, es en tu sonrisa pequeño amigo donde la semilla de mi esperanza se ha plantado, y es por ti mi amado hijo que seguiré luchando como lo hicieron otros anteriores por darte un mundo más hermano, más libre y más humano, es por ti mi pequeño fruto que seguiré adelante, escuchando a Sol y Lluvia  sonriendo al verte lleno de amor y libertad.


lunes, 30 de noviembre de 2009

Carta del Adiós

Duele y no entiendo por que, ni siquiera te conocí, creo haberte visto una vez y aún así duele infinitamente.
Creo que me duele hasta la garganta donde ahora me he tenido que tragar todas las estúpidas palabras que muchas veces soñé decirte…
Se han derrumbado todas las ilusiones de largas conversaciones acompañadas de una rica taza de café… ni siquiera sé si te gustaba el café tanto como a mi.
Me siento un poco insulsa llorándote en este momento, es inevitable que me pregunte si tu alguna vez lloraste por mi, o si por lo menos te preguntaste que era de esta escuálida criatura que yacía medio sola en esta jungla despiadada.
Son tantas las cosas que me pregunto y siento en este momento que se aprietan todas en mi boca intentando salir de un golpe para ver si tu último respiro le4s puede dar una respuesta, para saber por lo menos de que forma te referías a mi (si es que lo hacías) cuando me pensabas. Y perdóname, pero es que este escenario  me llena de cuestionamientos y me dan ganas de gritarte a ti y a tu descendencia, pero me contengo pues sé que no puedo, conozco muy bien mi status de “Secreto Sucio de la Familia”… y la verdad es que lo más probable es que ni siquiera sea considerada como de la familia, simplemente soy un secreto sucio.
¿Qué pasará cuando mueran los otros? ¿También me quedaré fuera mirando desde lejos sus funerales y a sus viudas entristecidas y marchitas por el eterno adiós de sus hombres?
Y mientras mi alma se ahoga en tempestades de violines y chelos, bebiendo mí enorme tazón de café intento comprender a que se debe tanto llanto por un simple desconocido, será cierto eso de que la sangre es más fuerte que cualquier cosa, o son simplemente mis lagrimas una muestra de mi frustración al no haberte conocido e increpado por mi abandono, ¿Porqué? ¿Porqué tu te olvidaste de mi y jamás luchaste por verme siquiera una vez? ¿Por qué aquella única vez que nos vimos solo sonreíste sentado lejos  y no fuiste capaz de decir por lo menos una condenada palabra?
Ni quiera puedo decir que te extraño ¡¡No me dejaste conocerte!! Cobardemente te fuiste antes de afrontarme y mirarme de frente para responder a todos mis  jodidos porqué.
Ahora se supone que debo seguir en silencio, pagando por un crimen que no cometí, no fui yo quien provoco esta incomoda situación y soy la única maldita victima, la única con heridas eternas en el alma y el cuerpo, la única que siempre se sintió rechazada, olvidad y fuera de lugar.
Me despido, ya no saco nada con seguir diciéndote cosas, tu no estas y mis palabras no te traerán de regreso para por lo menos descubrir que se siente un abrazo tuyo…
Espero nos veamos del otro lado…
Adiós… No saco nada con llorar...

Maldito Fulano

Pegada y abstraída con la puta cabeza medio perdida en las notas de lo que escucho… ahora recuerdo por que odio el jazz y sus derivados, me vuelan la puta cabeza y la jodida alma, me llevan más lejos de lo que yo quiero llegar, me hace alucinar y soñar con libertad quieren que recuerde que te tengo alas, mas siento miedo a  volar.
Maldito “Fulano”, maldita “Suite Recoleta”, maldito Hombre gato y maldita vida. Me sentía tan cómoda dentro de mi jodida burbuja, con mi pulcra venda  sobre los ojos, no quería ver más allá ¿para qué?, me era tan conveniente ser una muñequita que había olvidado su albedrío, sus sueños e ideales, el sonido del latir de su corazón, el exquisito sabor de su rebeldía.
Mas ahora siento que debo volver a respirar, a recordar un poco como se sentía correr libre, sin rumbo, dar saltos en el aire y danzar con la nada, sonreír solo por gusto, sin ataduras, sin pensar en nadie más, sin dinero, sin trabajo, sin obligaciones y torturas para ser normal, sin soñar sueños masivos, sin ser un clon más en este mar de iguales, ser solo yo, tal cual, sin miedo a que alguien me mire extraño, aceptar que soy extraña y que pertenezco a esta pequeña minoría olvidada, o bien, ignorada por conveniencia.
¡Malditos sean conspiradores celestiales… musicales! Me obligan a despertar susurrándome al oído pequeñas canciones de revolución espiritual, ideática y natural, de ilusiones y pasiones varias, de todo aquello que yacía dopado y olvidado en mi interior quejumbroso.
Y mientras que escucho, siento que me duele todo el cuerpo al despertar de este largo sueño con sabor a pesadilla, idiotizarte, este sueño que ha mermado mi  cerebro y pisoteado mis putas ideas idealistas.
Poco a poco voy cayendo hipnotizada por estos ritmos, gritos, gemidos, sonidos, notas, acordes, melodías y sabrosos ruidos. Mi cabeza tiene a alguien dentro, una especie de “Pepe Grillo” que me grita: “Libertad” al estilo “Corazón Valiente”, creo que ya no lo puedo ignorar…
Maldito “Fulano”, maldita “Suite Recoleta”, maldito Hombregato… ¡¡Maldito Jazz y sus derivados!!


domingo, 29 de noviembre de 2009

La Bella Diana





Su nombre era Diana, perdida en su soledad infinita, en sus drogas y su locura.
Tenía aspecto frágil y carácter de fiera, disfrutaba de las fiestas, pero no de las compañías.
Cuando ella entraba en algún lugar, todo el mundo giraba para verla, era hermosa, altanera, era un espectro que las personas rogaban ver en sus vidas, ojala en sus camas. Diana arrasaba con hombres y mujeres, no hacía distinción alguna para saciar su propio placer, para ella la vida era un juego, una carrera, algo solo pasajero. Su mayor pasión era ser deseada por todos, cosa que lograba sin mayor esfuerzo.
La hermosa Diana, adicta a las fiestas, a las drogas y al sexo, disfrutaba a sus amantes durante toda una noche para luego desecharlos como copas vacías, y en realidad eso eran para ella, después de absorber todo su frenesí, Diana no sabía para qué más le podían servir.
Los observaba un momento, aquellos cuerpos exhaustos, sudorosos, regocijados y somnolientos, comprobaba que nadie era tan hermoso como ella, eso la asqueaba, la enfermaba y la llenaba de ira, se daba un baño y luego desaparecía para seguir con su solitaria búsqueda de placer, de alguna victima digna de morir entre sus piernas largas y perfectas.
Un día, en una de esas tantas fiestas, Diana ya estaba cansada, todos a su alrededor le parecían inferiores, trataba de pasar el mal rato intoxicando su sangre con licores varios y su nariz con polvo de estrellas… de pronto, de pie en el umbral de la puerta, se lazaba como un espectro una figura viril, el más hermoso de todos los demonios. Era un hombre joven, lleno de clase, alto, una piel tal vez tan pálida como la de Diana, su cabello hasta los hombros negro como la noche seductora y lujuriosa, llevaba traje negro de algún diseñador sagrado, en una mano sostenía una copa y en la otra un cigarrillo que llevaba con firmes movimientos  a su boca, el cuadro era seductor, sumamente tentador, quizás tanto como el vestido escarlata de Diana que dejaba sus hombros al descubierto y su pelo rojo, cayendo en ardientes rizos. Diana se sintió feliz… “El rojo y el negro combinan”…
Diana tomo uno de sus cigarrillos y se acerco a aquel adonis para pedir fuego, este sonrío complacido, pues él también había notado a Diana y pensó de igual manera: “El rojo y el negro combinan”.
Hablaron un rato y luego desaparecieron. Él llevo a Diana a su casa, era un lugar lujoso y con clase, las dos cosas que Diana más amaba, si es que en realidad amaba algo más que solo a ella.
La pasión comenzó a hacerse presente a paso firme, la alfombra de la sala fue el mudo testigo de los gemidos, orgasmos, gritos y estremecimientos. Al recuperarse del último y excelso orgasmo, Diana sonrío levemente, fue una sonrisa que daba escalofríos, se inclino un poco sobre él, lo beso y susurro inofensivamente en su oído: “Nadie puede ser más hermoso que yo, lo siento”. Y como una fiera comenzó a estrangularlo, flamante resistía y sin darse cuenta, Diana comenzó a morderlo hasta sacar trozos de piel, lo mordía, lo arañaba, lo golpeaba y lo estrangulaba una y otra vez, el hermoso hombre se rindió inconciente. Diana comenzó a beber su sangre directo de las heridas, lamia cual animal sediento, su cuerpo se iba bañando lentamente del escarlata elixir que brotaba de su victima, él estaba apunto de morir, ella solo se sentó en la alfombra frente a él, languidecida, encendió un cigarrillo, admiraba como agonizaba y se regocijaba en su dolor, Diana era feliz.
Al pasar el tiempo la gente que veía a Diana no lograba entender como era posible que se viera aún más bella que antes, ahora tenia un brillo especial, una mirada diferente, aún más segura que la antigua.
Y bueno, ahora que pienso y junto todo lo que sé de Diana, la observo directo a los ojos, para mi es la misma mirada de la joven que conocí antaño, inocente, asustada, pero con ganas de ver el mundo.
Mi pequeña Diana, se acerca, me mira y se sonríe traviesa, sigue de largo y se mueve por el salón como una antigua reina egipcia en su apretado vestido rojo, saca un cigarrillo y me mira por el rabillo del ojo como indicándome su próxima travesura, sea cerca a una herma joven vestida de negro, sus miradas se encienden, la hoguera comienza a arder…
Yo me sonrío y pienso: “El rojo y el negro… combinan”…

jueves, 26 de noviembre de 2009

última Danza



Danza, danza, danza una y otra vez a mi alrededor, danza ahora que puedo observarte, estudiar cada uno de tus movimientos, admirar tu belleza y tu energía fluyendo libre mientras danzas.
Sé que antes sentiste esto, al igual que tu yo tampoco lo había sentido, pero este es un momento especial, lo sabemos, es aún más maravilloso de lo que habíamos imaginado, es más grandioso. Vamos, sigue danzando y solo disfrutémoslo.
La noche nos acompaña y cobija nuestros cuerpos, nuestras almas libres, somos criaturas de la noche, tomemos nuestras manos y caminemos por este sendero nuevo, caminemos y dancemos como si aún disfrutáramos de la miel dulce de la infancia.
No temas, estoy a tu lado, tu éxtasis también invade mi cuerpo, penetra en mi, me hace correr, hervir la sangre que corre por mis venas, somos tu y yo sintiendo, amando, viviendo de la misma forma, por fin nuestras almas son una, somos principio y fin, somos agua y fuego, somos dios, somos solo tu  yo bajo la luna.
Danza con la gracia que solo tu posees, danza por que mis pies  ya no se mueven, danza tu por mi, yo me quedaré acá observando cada uno de tus movimientos, cada una de tus sonrisas, seguiré el sonido de tus pasos hasta que mueran en el infinito.
Por favor no pares, no te preocupes, estoy bien, solo me quedaré acá, tengo un poco de sueño, siento el cuerpo dormido, pero ten calma, ya lo he hecho antes, sin ti, y nunca sucedió nada, sé que ahora tomamos unas cuantas píldoras más de lo normal, pero nada pasará…
Danza, danza, danza una y otra vez a mi alrededor, danza mientras mis ojos comienzan a cerrarse, mientras mi cuerpo y mi alma deciden dormirse, danza y no temas que todo resulto como yo esperaba, danza mientras te guardo como último recuerdo en el alma…

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Promesas Jamás Cumplidas




Camino sin rumbo por las calles de este lugar, todo me trae algún recuerdo, todo tiene un aroma impregnado de mi pasado. Camino sedienta, desesperada por encontrar aquello que nunca aparecerá, marchito yace aquel amor sobre su lecho de ilusiones muertas por inanición.
Te miro en mi mente y un suspiro brota sin poder contenerlo, el pasado golpea mi espalda alentándome a seguir buscando un futuro, pero ya me siento cansada, exhausta por este largo viaje en busca de nada, por este juego perverso que has decidido seguir.
Camino y camino con un bolso en mi espalda lleno de hermosas promesas que jamás cumplirás, pero a pesar de saberlo, aún las guardo por que en ellas guardo tu voz.
Fatídico amor es el que le has dado a nuestro amor, tanto te dí y me robaste, me quitaste lo más hermoso que tenía… tu. Las caricias, los besos, las promesas de amor ¡¡Nada!! Nada te importo, solo me dejaste, te fuiste sin siquiera decir adiós.
Maldita tragedia esta que llaman vida… vida, realmente no comprendo ya qué es eso, nada tiene sentido sin ti, criatura malvada ¡¿Porqué lo hiciste?! ¿Porqué no me dejaste busca una solución junto a ti? Sé que si me hubieses dejado entrar, yo te podría haber ayudado a salir ¡Pero no! Siempre tienes que hacer las cosas a tu manera y sabes algo… no siempre es la mejor…
Eres egoísta, nunca piensas en nadie, ni siquiera en mi que te entregue todo, que te di mi amor en bandeja de plata… no, solo te importabas tu, nada te importo el poco tiempo que faltaba para que fueras como yo, solo pensabas en ti mientras tu sangre cubría de intenso escarlata el suelo de nuestra habitación.
Egoísta te digo mientras lloro a los pies de tu tumba… egoísta porque sabes que yo jamás moriré…


viernes, 6 de noviembre de 2009

Dulce Venganza



Yacías entre mis brazos, tu cuerpo temblaba como el de un niño, una extraña mezcla de emociones, se entrelazaba en tu acongojado ser. La pregunta eterna surgía en tu alma ¿Quedarte entre mis brazos, entre mi extraño amor? O bien, ¿Correr lo más lejos de todo eso, de ese insólito mundo q se alzaba tras de mi? No, no sabias q hacer, mientras buscabas en tu interior respuestas a preguntas inexistentes, yo disfrutaba cada suspiro aterrorizado, cada mirada llena de confusión.
¡Cielos! De q manera te amaba, como idolatraba tu cuerpo, tu mirada única en un mundo común. De q manera misteriosa se apoderaba de mi la locura cada vez q te sentía cerca, cada vez q te creía en los brazos de alguien más. Por eso aquella noche te ate a mi, te entrelace transformando mis brazos en cadenas, mis palabras en candados, y mi amor... mi amor era tu calvario, tu dulce y venerado veneno. Esa noche fue extraña, te sentí llegar diferente, tu silueta bañada por un halo de misterio, tus movimientos eran desconcertantes, y tu mirada era lejana, distante a mi...
¡Entre en pánico! ¡Ya no me pertenecías! ¡Ya tu amor no era solo para mi! ¡Y tus besos recorrían otros labios! Quise morir de amor, morir de tristeza ante tal traición, tu, el ser más bello, tu, el ser al q más amaba me atacabas por la espalda hundiendo la daga y cruzando a mi corazón; quise morir, quise q murieras junto a mi. Te tome entre mis brazos, te bese como nunca lo había hecho, deje q mi piel rozara la tuya, dejando q tu cabeza girara una y mil veces, te hundiste en mi perdiendo el control, solo querías tomarme, solo me querías para ti.
El lecho agitado de sedas y sueños, fue testigo de mi enorme congoja, de la voz en mi interior q me decía a gritos q ya no me pertenecías, q solo mi alma estaba en este juego llamado “Amor”.
Te levantaste con sigilo creyendo q yo aún dormía entre los recuerdos, arropaste tu cuerpo aún hermoso ante mi, diste una última mirada hacia mi y caminaste de manera lánguida hasta la puerta...

Te tome por la espalda, como lo había hecho tu traición conmigo, te ate a mi cuerpo, susurre todas las palabras q yacían dormidas dentro de mi, te dije q te amaba, te dije q te odiaba, q ya sabía todo sobre tus andanzas, q pronto sabría quien era el nuevo arcano de tu amor, te bese mil veces, y lentamente pose la daga sobre tu cuello, aquel q tantas beses desato nuestro amor entre las sabanas; el miedo se hacia presente en tu respiración, pero de todas formas no había intento de escapar, de librar tu cuerpo de mi prisión. Apreté la daga y una pequeña herida se abrió, la sangre comenzó a emanar, roja, dulce, con aroma embriagador...
Rápidamente te lance lejos de mi, tu cuerpo cayo al piso y tus ojos se clavaron en mi, como clamando q no lo hiciera,  implorando olvidar todo y caer junto a ti, llorar un momento sobre tu vientre, tus ojos comenzaron a ser inundados, tu alma también lloraba...

De pronto el tiempo se detuvo entre tu y yo, sentí el suave sonido del filo cruzando la piel, lentamente la sangre comenzó a correr dejando vestigios escarlatas de su paso sobre mis ropas...
Caí al piso ya sin ganas de luchar, mi vista estaba un poco nublada, pero aún te podía observar con la mirada atónita sobre mi, mis latidos comenzaron a enmudecer y con mi último aliento te susurre: “Por siempre te amaré”...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Pequeña Venus

¿Qué hago ahora que te he encontrado?
Algo tienes pequeña que me quita el sueño, eres mi nueva Venus, tan frágil, tan niña, tan pequeña.
Pequeña y exquisita locura, cuanto tiempo estuve lejos de esto y tú, con una sola mirada, me has hecho caer de nuevo de un golpe calido en tus ojos, en tu cuerpo, mezcla extraña de emociones, sensaciones y seducciones.
Mi pequeña Venus, tan sutil, tan pequeña, dulce cuerpo de niña que hace un fuerte contraste con esa mirada de mujer salvaje, un carácter fuerte y una sonrisa inofensiva.
Te sueño pequeña, en cada paso que doy, te espero en cada caricia que recibo, y me entrego en cada palabra que escribo imaginando que la susurro en tu oído.
¿Qué hago ahora pequeña?
Solo juego a mirarte y desearte en silencio, o me lanzo como la depredadora que suelo ser en estos casos y te atrapo entre mis brazos y mis piernas, entre mis labios y mi alma.
Pequeña, pequeña, maldita pequeña, tan delicada y testaruda, tan hermosa y extraña, tan tu, tan mía, tan lejos, tan esquiva, tan pequeña…


 ----------------------------------------------------------------------------------
Esto lo escribí para ti el 17 de Septiembre, algo me provocabas, pero era como algo que me daba miedo ver, ahora ya lo acepte, ahora te tengo entre mis brazos cada vez que puedo y el leer esto me hace ver que en el fondo lo único que quería era estar a tu lado.
Gracias por ser tú, gracias por todo lo que me das sin darte cuenta...
De verdad te quiero...

viernes, 23 de octubre de 2009

Pequeña Ironía








Dulce tentación llegada en el momento menos esperado, tiernos labios conquistadores, nuevos dueños de mi extraña pasión.
El pasear mis dedos por tu cintura pequeña, el rose de mis labios por tus caderas de fuego, el hundir mis dedos en tus rizos salvajes son cosas que sin saber siempre deseé.
Mezcla agridulce de ternura y crueldad, mujer de fuego encerrada en un pequeño cuerpo de papel, niña traviesa y perversa que entras a paso seguro en cada maldito pensamiento de mi extraña cabeza.
Hipnotizada sigo tu sonrisa, expectante y como una cría esperando algún sutil movimiento queme lleve a caer extasiada ante tus juegos casi perversos, sin vergüenzas ni pudor.
Quien iba a imaginar que una niña me haría dejar mi papel de mujer dominante y me movería cual pieza de ajedrez a sus antojos traviesos y exquisitamente impulsivos.
Pequeña ironía que ha borrado de mi cuerpo y mi mente toda huella de pasiones pasadas, toda lágrima por amor abandonado, que ha llenado mi rostro de sonrisas y mi carne ha dejado en llamas.
Pequeña ironía en la cual he caído y no quiero escapar, me asombra la extraña mezcla que compone tu ser, me asombra la extraña sensación que recorre mi piel cuando te pienso, mujer de fuego encerrada en cuerpo de papel.

martes, 13 de octubre de 2009

Paz Temporal








¿Qué es esta paz que siento dentro?
Tengo tanto miedo a lo que sucede en mi,
No estoy acostumbrada a sentir de esta manera.
¿Dónde están las lagrimas, la rabia?
¿Quién se ha llevado mi tristeza lejos?
Esto es algo nuevo y lo nuevo me asusta,
Juro que jamás había sentido algo así,
Jamás sonreí solo por hacerlo,
Solo por sentir el roce de un cuerpo,
Un cuerpo del cual no quise escapar al amanecer,
Un cuerpo que me costo dejar atrás.
¡¡¿Qué es lo que me sucede?!!
Necesito que alguien me ayude,
Que alguien me explique que es esto,
Esta no soy yo, lo sé,
Perdí mi coraza entre las sabanas
De un lecho que me envolvió,
De un lecho donde me sentí protegida,
Donde sentí que podía volver a respirar.
Siento que estoy cayendo y que no puedo parar,
Siento que estoy cayendo en aquellos brazos
Que me tomaron casi por sorpresa,
Que me cobijaron en la más fría de mis noches.
¡¡Que alguien me devuelva mi dolor por favor!!
No estoy acostumbrada a sentirme así,
Los suspiros me asustan y siento que
Una extraña fuerza se apodera de mi.
Extraño las lagrimas y aquel dolor sofocante
Que me hacia su presa favorita,
Extraño la frialdad de mis palabras,
La frialdad de mi piel al despertar.
Quiero dormirme otra vez
Y que al despertar esta paz haya desaparecido,
Quiero volver a sentirme sola y triste,
No sé que es lo que siento,
Temo tanto a estos suspiros,
Temo tanto a esta paz...
Pues siempre es solo temporal...

domingo, 11 de octubre de 2009

Solo un Lienzo



En estos momentos me siento como un lienzo en blanco, lista y expectante esperando a quien se atreva a pintar en mi.
Demente y feliz espero el momento de dejarme caer como una hoja otoñal, mojada por la lluvia, muda testigo del mundo.
Demente, a ratos decadente, suspiro y sonrío en la nada, danzo como una loca en los charcos formados por la lluvia, bailo aferrada al viento, hago el amor con el silencio y mis gemidos se vuelven canción.
Soy un lienzo esperando a un mágico pintor, un instrumento esperando que alguien vuelva música mi cuerpo, deseando que un cuento eterno forme surcos en mis pechos, que mi ombligo sea el punto donde comience el final.
Hoy sonrío, me entrego, me dejo amar por amantes fantasmas que susurran hermosas palabras en mi extraño corazón, me deleito en orgías con ángeles colorados, las plumas de sus alas suavecitas provocan cosquillas en mi cuerpo extasiado, tendida sobre nubes de algodón.
Me transformo en arcilla esperando que alguien me venga a esculpir, que alguien de forma a mi silueta con manos mágicas, con dedos fuertes y movimientos delicados, quiero que alguien juegue a ser dios y tome mis deseos entre sus dedos.
Hoy sonrío y no tengo razón, llevo la demencia como corona y una bomba en el corazón, hoy la lluvia lava mis penas y esta locura me hace abrir los brazos aceptando a un dios conquistador.

jueves, 8 de octubre de 2009

Tu Sueño





Nuevamente él ha recorrido tu sueño,
La humedad entre tus piernas
Ha hecho que despiertes avergonzada.
Nuevamente tus manos se han convertido
En ardientes extensiones de su cuerpo
Y han robado de tu alma un suspiro.
Nuevamente lo piensas con los ojos cerrados,
Te sientes algo mareada y muy perdida
Sin entender la naturaleza de tu sentir.
Nuevamente te has entregado sin resistencia,
Él te acecha como un lobo calculador
Y tú te entregas dócil y sonriente.
Nuevamente él te besa como loco
¡Pero él ni siquiera esta palpable!
Y aún así gimes con cada beso.
Nuevamente te odias por desearlo así,
Le temes por que hace temblar tu cuerpo y tu mundo,
Te mira y lame sus labios, y eso te gusta.
Nuevamente lo imaginas junto a ti,
Lo ves observando cada mueca, cada temblor,
Ves como sonríe al ver tu explosión.
Nuevamente intentas volver a dormir,
Pero sabes que él te volverá a visitar,
Pero sabes que él te volverá a despertar
Húmeda y quejumbrosa, asustada,
Sonrojada y con rabia por tu maldito deseo,
Odiándote por entregarte a un maldito sueño.


miércoles, 7 de octubre de 2009

Voces de Sombra






Si, es cierto, creo haber sentido un loco amor por su persona, a ratos siento q mi persona fue consumida por su “yo” inmortal, por aquellos detalles q siempre nacían a su lado y perduran aún en mi recuerdo q se niega a borrar la visita de aquella figura espectral, de todas esas cosas q significo en mi.
Claro q siento melancolía, no puedo dejar de extrañar los momentos vividos en su compañía, q muchas veces fue una grata compañía, pero otras me llevaba al borde de la locura; eran sus risas estridentes quizás, sus miradas penetrantes en mis ojos, como en una búsqueda desesperada de respuestas q solo podría encontrar en mi rostro aún infantil.
Me enseño muchas cosas q la verdad jamás imagine me servirían de algo, mas ahora, en su ausencia insólita, todas sus lecciones me han servido, desde q se marcho mi corazón se transformo en piedra y mi sentir se volvió limitado con respecto a otras personas, quizás ahora peco de egoísta o ególatra, mas no de ingenuidad, desde q ya no esta me siento más fuerte ante aquello q muchos llaman amor, pero q para mi no es más q burdas ilusiones pueriles.
A veces pienso en q quizás regrese, mas no sé como le recibiría, me daño a muerte, me daño como jamás nadie había logrado, pero a la vez, creo q me amo como jamás nadie me había amado. Son tantos los sentimientos encontrados, tantas ideas confusas e ilusiones a medio morir q me rodean, q ya no se como le recibiría si algún día volviera.
Debo admitir q a ratos también lloro recordando sus caricias, sus miradas, aquellos besos dulces y su cuerpo tendido junto al mío en la tibieza del lecho agitado; a veces lloro por aquel recuerdo, como llora un soldado al regresar a casa y ver nuevamente a su amada después de atravesar los campos bañados en sangre, lloro como una Penélope q observa al mar esperando q le traiga de vuelta a ese q tanto ama, lloro por su ausencia y lloro por q no quiero verle otra vez.
Creo haber sentido ese loco amor cuando le observaba caminar por la habitación deteniéndose pequeños instantes a observar mi cuerpo desnudo y medio dormido, y su rostro se llenaba de ternura, a veces de pasión q me contagiaba solo con un cálido beso de sus labios muchas veces masculinos, muchas veces femeninos.
Mil veces le llame amor y otras mil le llame maldición, consumía mi existir en un tedioso sentimiento de amor y odio, siniestramente me llenaba de amor para luego hacerme estallar por el más mínimo detalle y gritarle q le odiaba, q jamás quería volverle a ver cerca de mi, q no quería sus repugnantes manos en mi cuerpo ni sus falsos besos en mis labios, mientras se asía con sus brazos a mi y comenzaba a hacer todo eso q yo en aquellos momentos aborrecía, con el solo propósito de demostrar q era capaz de domarme en cualquier situación.
Fueron días felices a su lado, como también fueron pesadillas aterradoras las q viví entre su amor, mas ahora aún no me abandona, le siento cerca todas las noches, siento q aún me ama de esa manera enfermiza q solo su persona podía amar, y q como yo le he matado... pronto vendrá por mi...


viernes, 2 de octubre de 2009

Extraño Silencio




Silencio...
Silencio a mi alrededor,
Los gritos mudos de la ciudad en llamas
...Para mi todo esta en silencio...

Mi mente divaga junto a mi corazón,
Me sumergen en este callado revuelo,
Hablan de ella y de su alma,
Y en silencio van armando este juego.

Recuerdo sus abrazos,
Sus silenciosas caricias sobre mi espalda,
El suave andar de su magia
Por mi cuerpo y mi alma...

Silencio...
Murmullos del viento sobre
Lo q dentro de mi esta creciendo,
Silencio, mi dulce silencio...

Y pienso en ella...
Si tal vez también me piensa en silencio,
Si recuerda como me hundía en su cuerpo
Sin romper aquel extraño silencio.

Solo aguardo silenciosa aquí sentada,
Silenciosa observo como esto avanza,
En silencio lo pienso mientras
La ciudad sigue en llamas,

Para mi todo esta en silencio
Si ella no me acompaña...



Me estas dando vueltas en la cabeza, no sé que hacer si decirte todo lo que esta pasando o esperar que sola lo descubras...

jueves, 1 de octubre de 2009

Ahora Lloras






De verdad te digo q espero q nadie más me ame como tu...
pues nunca en mi vida conocí amor más falso q el tuyo,
jamás creí q alguien me pudiera mentir tanto como lo hiciste tu...

Espero ahora olvidar tu amor,
pues el q yo sentía ya murió,
espero algún día olvidarme q existió un "tu y yo".

Mataste la ternura, la asesinaste sin piedad,
Ahora vuelves buscando vida,
Solo tus mentiras tienen vida en mi...

Ahora lloras y ruegas como inocente,
Lloras exigiéndome una explicación,
Buscando un por q,
Sin siquiera mirar tu acción.

De verdad te digo q no espero amor como el tuyo,
No estoy dispuesta a recibir otro ataque a traición,
Creo ya no tener fuerzas para q me llenen de mentiras
Y de tanta humillación...

La dicha a golpeado a mi puerta
Y no estoy dispuesta a perderla por tu actuar,
Ya es tiempo de dejar tu paso atrás,
En este momento te acabo de sepultar...




miércoles, 30 de septiembre de 2009

Tan Dulce




Pude haber sido tan dulce...
Tan tierna entre tus brazos...
Pude haberte hecho suspirar hasta el cansancio...
Pero tu lo tenias q arruinar todo...
Tu y tus palabras...

Soy tan solo una niña...
Acaso no lo ves??...
Tan solo una niña extraña...

Pude haber sido tan buena...
Tan inocente entre tus brazos...
Pero como siempre...
Haz elegido el camino difícil...

Soy tan solo una niña...
Acaso no lo ves??...
tan solo una niña extraña...
Q ahora camina tras de ti...
Bajo la sombra...
Entre tus pesadillas...

Pude haber sido tantas cosas...
Pero tu escogiste lo peor...
Pero tu me haz vuelto tu perdición...

lunes, 28 de septiembre de 2009

Influencia

Ando sumamente extraña, este fin de semana casi no dormi, salí a marchar y durante un segundo sentí que esa marcha me lleno el alma, pero luego em sentí vacia de nuevo...
Me siento extraña, durante estos días siento que no tengo ni pies ni cabeza, solo sé que quiero acariciar mi cuerpo con cuchillos y dormir largo rato lejos de todoooo
Solo quiero escuchar a Charly y cerrar los ojos mientras el mundo gira a mi alrededor, no sé si deba seguir acá, pero al verdad es que no quiero escapar...
Soy cero aporte estos días, soy un zombie extraño y lloroso, un poco emo y pauperrima al hablar, intento acallar esta pena hablando de politica, de música, de cualquier pavada que no se trate de AQUEL tema que me tiene pegada...

Influencia

jueves, 24 de septiembre de 2009

Entre Mis Piernas II





Hoy realmente te tuve entre mis piernas,
Sentí el tacto suave de tus dedos,
Sentí la exquisita humedad de tu lengua,
El peso de tu cuerpo sobre mi piel,
Tu, penetrando delicado y seguro mi alma.
Hoy realmente te tuve entre mis piernas,
Sentí tu respiración recorrer mis muslos,
Tus labios besando extasiados mis piernas,
Sentí tu mirada asombrada,
Tu deseos y tu goce.
Hoy realmente te tuve entre mis piernas,
Sentí tu aliento en mi boca
Mientras me abrazabas con fuerza,
Sentí tu cuerpo magnánimo
Cuando me aferraba extasiada,
Sentí tu suspiro lleno de regocijo
Cuando la explosión sello el encuentro.
Hoy realmente te tuve entre mis piernas,
El tacto suave de tus dedos,
La exquisita humedad de tu lengua
Y la triste soledad de tu ausencia.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

El último Camino




Hoy me sentí sola y un poco vacía,
Hoy me sentí triste y un poco dolorida,
Hoy sentí que te alejabas rápidamente
Y luego me sentí usada.
Hoy me di cuenta que ya no existía conexión,
Hoy me di cuenta que la chispa que
Nos unía se quedo entre las sabanas.
Hoy me sentí perdida y un tanto cansada,
Hoy me di cuenta que los dos nos perdimos
Entre gemidos y espasmos.
Hoy el “Te Amo” fue reemplazado
Por un silencio mutilante,
Hoy solo estuvo la carne mientras que
Las almas se dormían ya hastiadas.
Hoy los latidos no llamaban,
Hoy ni la piel quemaba.
Hoy el silencio dijo todo aquello
Que quizás no queríamos escuchar.
Hoy comienza un nuevo camino juntos,
Hoy viajamos hacia el final.